5 de septiembre de 2016

Poesía de Juan Gelman

Preparándonos para la Maratón Nacional de Lectura compartimos algunos poemas de Juan Gelman.

La Maratón Nacional de Lectura de la Fundación Leer es un evento dedicado a celebrar y compartir la lectura. Celebrar la importancia de la lectura como práctica necesaria y derecho ineludible de todos.
Este año llega con el lema “Juegan los sentidos, bailan las palabras, resuenan las voces, ha llegado la poesía en esta ocasión”.
La idea es experimentar la belleza de la poesía y llegar a entenderla como otra forma de expresión posible.
El ejercicio de leer poesía mejora la dicción, favorece a la memoria, motiva la expresión y el lenguaje, despierta sentimientos y emociones.

Poemas de Juan Gelman:


(sin título)
Tal vez el mundo cabe en la cocina
donde hablamos del hijo. 
El futuro es un rostro, un dulce nombre, 
una sangre en camino a este camino. 
 
Amor se dice de un extraño modo: 
cuna, pañal, la bata. 
Estas cosas comunes.  
Esas palabras blancas. 
 
El amor ha crecido. 
La primavera canta en mi pañuelo.
Oración de un desocupado
Padre,
           desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.
 
Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
                                                   bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne, 
                                    este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo. Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mé y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello
porque no puedo más, tengo riñones
y soy un hombre,
                             bájate, ¿qué han hecho
de tu criatura, Padre?
                           ¿Un animal furioso
que mastica la piedra de la calle?
(sin título)
Tócame la mejilla por si encuentras
una humedad antigua y olvidada.
Es del tiempo en que quise ser caballo
para no ser fantasma.
 
Tócame la mejilla. Vamos, anda.
 La ilusión
La piedra, piedra quiere ser, y yo, vos. La conciencia de mí como ilusión de que soy otro.
El animal
 Cohabito con un oscuro animal.
Lo que hago de día, de noche me lo come.
Lo que hago de noche, de día me lo come.
Lo único que no me come es la memoria. Se encarniza en palpar hasta el más chico de mis errores y mis miedos.
No lo dejo dormir.
Soy su oscuro animal.



Extraídos de:
http://www.juangelman.net/

1 comentarios:

BZ dijo...

¡¡¡Les deseo un muy feliz Día del Bibliotecario!!!

Espero que los docentes de esta escuela hayan pasado un muy feliz Día del Maestro el pasado domingo.

Publicar un comentario